COMO SABER LOS BIENES DE UNA EMPRESA

Esta situación coloca a España entre los cinco países europeos en los que más empresas están convencidas de que el riesgo deudor aumentará en los próximos 12 meses, al mismo nivel que Noruega (48%).

Encabezan el ranking República Checa (70%), Italia (65%), Portugal (54%) y Bélgica (49%), y España se sitúa por encima de países como Reino Unido (46%), Alemania (42%) y Francia (35%).

Por ello, Antonio Cañete, vicepresidente primero de Conpymes, la nueva patronal que engloba a pymes y autónomos, afirma que «es necesario que se implante ya un régimen sancionador que multe a las empresas morosas para evitar que se rompa la cadena de pagos, se inyecte liquidez al sistema, mejore la competitividad y productividad de las empresas y se reduzca la necesidad de endeudamiento financiero de muchas pymes y autónomos«.

Cañete tiene muy presente, además de las cifras de este informe, las que se desprenden del que realizó la «Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) sobre los balances del sector no financiero del IBEX 35 y el resto del mercado continuo, a partir de los datos publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) referidos al primer semestre de 2020. Se detectó que las compañías del selectivo liquidaron sus facturas en un periodo medio de 183 días».

Esto supone que se triplica el plazo legal permitido (60 días) durante el primer semestre del 2020, coincidiendo con la crisis sanitaria de la COVID-19.

"Si las empresas del Ibex pagaran en plazo se inyectarían 56.488 millones de euros, salvando a muchas pymes y autónomos", asegura Cañete.

"La tardanza en pagar sus facturas se convierte en rapidez a la de hora de cobrar las que emite, ya que la media de días que transcurre entre que una gran empresa del Ibex 35 emite una factura y la cobra, solo pasan 63 días. El contexto actual, marcado por la pandemia, ha golpeado duramente a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos», subraya.

En la actualidad hay pendientes de pagar 57.000 millones de euros. La mayor parte son responsabilidad del IBEX 35.

A su entender, "muchas empresas están en riesgo de quiebra por el retraso en los pagos. Por ello, hemos solicitado a los grupos políticos 'responsabilidad' para que en el trámite de enmiendas (que va por su vigesimosexta ampliación) se tomen las ya pactadas durante la negociación de la Ley presentada por Ciudadanos, y se agilice la instauración del régimen sancionador".

Su propuesta, en términos generales, consiste en incluir, entre las condiciones de acceso a los fondos NGEU, la necesidad de que el beneficiario cumpla la legislación vigente en materia de plazos de pagos.

"Esto es, asegurar que no reciban fondos europeos aquellas compañías que incumplen los plazos legales de pago. De no ser así, grandes compañías continuarían beneficiándose de fondos públicos con los que incrementar sus saldos de efectivo al tiempo que perjudican la liquidez y capacidad de supervivencia de sus proveedores», aclara.

"En este sentido, la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, ha enviado una carta a las más altas instituciones europeas para denunciar la situacion existente y que se tomen medidas", revela.

2020 FUE UN AÑO DIFÍCIL; 2021 ESTÁ PLAGADO DE INCERTIDUMBRE

El informe de Intrum revela que tras un año de dificultades económicas y financieras, pese a que la reactivación económica se va haciendo realidad, muchas empresas temen por la liquidez de sus clientes corporativos, especialmente en el caso de aquellos que ya tienen cuentas económicas pendientes.

Una visión surgida a raíz de la pandemia, ya que antes de la crisis sanitaria tan solo el 10% de las organizaciones tenía esa percepción, y ahora este porcentaje asciende al 48%.

Respecto a las compañías que abogan por un escenario similar al de meses precedentes, donde el riesgo de aquellos clientes con pagos pendientes, se mantiene sin variaciones, el porcentaje ahora es del 32%, frente al 75% de antes de la COVID-19.

Estos datos reflejan, por tanto, que las empresas españolas se encuentran entre las más pesimistas del continente europeo a la hora de valorar una posible mejora en la situación en lo que a impagos se refiere.

De hecho, de los 29 países analizados, España ocupa el puesto 24, con un 20% de organizaciones que opinan que el riesgo de sus clientes con deudas mejorará, solo por encima de República Checa (4%), Italia (6%), Bélgica (7%), Países Bajos (8%) y Portugal (13%).

GRANDES DIFERENCIAS POR SECTORES ECONÓMICOS

La irrupción de la pandemia ha supuesto un punto de inflexión en la posición financiera de un elevado porcentaje de organizaciones. Una situación adversa que no ha sido homogénea, afectando especialmente a determinados sectores económicos y tipología de empresas.

Con el objetivo de arrojar luz sobre este asunto, Intrum ha analizado el impacto económico de la pandemia en el sector orgnizativo.

En primer lugar destaca que los problemas de liquidez y de deuda han estado especialmente presentes en el sector hostelero, restauración y ocio.

Según los datos del Banco de España, correspondientes al año 2020, las dificultades de liquidez han afectado principalmente a los sectores de la hostelería, restauración y ocio, con casi un 90% de entidades en esta situación, vehículos de motor (85%) y transporte (poco más del 80%).

Estos mismos sectores están siendo, además, los más sensibles al endeudamiento. Sobre todo, hostelería, restauración y ocio, ya que casi el 45% presentó a finales del año pasado un elevado ratio de endeudamiento (mayor o igual que 0,75) sobre su activo neto.

COMERCIO Y CONSTRUCCIÓN, SECTORES CON MAYOR NÚMERO DE EMPRESAS DISUELTAS O EN CONCURSO DE ACREEDORES

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que, en 2020, un total de 4.097 negocios se declararon en concurso de acreedores, un 14,4% menos que en 2019, gracias a las moratorias de pagos aprobadas por el Gobierno.

Aún así, hay sectores donde estas medidas no han conseguido frenar las consecuencias de la crisis: comercio, construcción e industria han sido los más afectados. En cuanto al número de compañías disueltas, salen especialmente mal parados los dos primeros sectores: construcción y comercio.

Las pymes, principales afectadas. La facturación y el empleo efectivo (teniendo en cuenta los ERTEs) cayeron en mayor medida en las empresas más pequeñas, incluso teniendo en cuenta el impacto que ha tenido la crisis sanitaria en los diferentes sectores de actividad.

Tensa calma por la finalización de las ayudas. La línea ICO, así como el resto de las ayudas otorgadas por las Administraciones, han tenido una contribución decisiva en el entramado empresarial, especialmente en aquellos sectores más vulnerables.

No obstante aun se esperan que las ayudas directas aprobadas en Consejo de Ministros se pongan en marcha, así como el Código de Buenas Prácticas financieras que pretende impulsar la solvencia de pymes y autónomos.

Repunte en las previsiones 2021-2023. Tal y como muestran las previsiones oficiales del Banco de España, este año el nuevo endurecimiento de las medidas para contener la tercera ola de la pandemia habría vuelto a incidir negativamente en las empresas, especialmente en las ramas ligadas al turismo, al transporte y a la hostelería.

No obstante, la reducción continuada de los contagios y alivio de las restricciones estaría ahora dado lugar a una cierta mejora de los niveles de actividad.

De cara al segundo semestre este informe señala que se espera que los distintos componentes de la demanda interna privada, así como los flujos de comercio exterior, muestren un repunte, con una intensidad variable en función de cómo se desarrolle la pandemia y de los diferentes sectores económicos.


Tenemos un servicio especial que es la localización de bienes inmuebles de una persona física y jurídica. Antes de iniciar cualquier reclamación de cantidad u otro procedimiento, tenemos que tener la certeza, que en el el caso que el Juez estime nuestras pretensiones, tengamos el pago asegurado. La única alternativa que tenemos es que el deudor o la Persona física o Jurídica demandada tenga Bienes con valor suficiente para cubrir todos los gastos generados por la demanda ( Costas, Peritos, Indemnización, multas, responsabilidad civil, cobro de cheques, pagares, reconocimientos de deuda, facturas y un largo etc...)

La gestión la realizamos de manera inmediata. En un plazo de 48 horas cómo mucho. Nuestro cliente tendrá todos los bienes inmuebles de una Persona Física o Jurídica. Adjuntamos informe oficial de todas las fincas encontradas. El coste es el mismo, si encontramos una Finca o más de una.

Otro Problema a tener en cuenta es que el deudor o la persona que cree que va a ser demandada, done, hipoteque o venda sus bienes, en este caso estaríamos hablando de un presunto delito de ALZAMIENTO DE BIENES que conlleva penas privativas de libertad de uno a cuatro años y de 12 a 24 meses de multa. En este supuesto nos daríamos cuenta puesto que tenemos toda la información patrimonial ( Tanto de los bienes actuales cómo de los vendidos )

EL COSTE DEL SERVICIO SON 500€. INFORME OFICIAL EN UN MÁXIMO DE 48 HORAS.

TAMBIÉN TENEMOS ESTOS SERVIVIOS:

- CONOCER BIENES DE UNA PERSONA. 500€

- CONOCER BIENES DE UN FALLECIDO. 500€

- BÚSQUEDA PATRIMONIAL. 500€.

- AVERIGUACIÓN PARIMONIAL DIVORCIO. 500€

- AVERIGUACIÓN PATRIMONIAL EJECUTADO. 500€

- SABER BIENES DE UNA PERSONA. 500€

- COMO SABER LOS BIEENS DE UNA EMPRESA. 500€

- CÓMO SABER LOS BIENES DE UNA PERSONA. 500€

- CÓMO SABER LOS BIENES DE UNA PERSONA FALLECIDA.

- CÓMO SABER LA HERENCIA DE MI PADRE/MADRE. 500€

- CÓMO SABER LA HEENCIA DE UN FALLECIDO. 500€


Nuesta rapidez es inmejorable. Nuestro cliente sabra en un periodo máximo de 48 horas si le merece la pena interponer una demanda o no.


Dentro de varios meses tendremos un equipo experto en reclamaciones de deudas sólo por vía Judicial. Los MOROSOS RECALCITRANTES se saben todas las tretas por la vía EXTRA JUDICIAL así que sólo queda la vía Judicial.

El mayor temor de los morosos es a perder su patrimonio. Tanto Personal cómo Empresarial. Con nuestro servicio de búsqueda patrimonial este problema esta solucionado y podremos llegar a un acuerdo extra judicial siempre bajo nuestras condiciones y en beneficio de nuestro cliente.

Os iremos informando.....


Ofrecemos financiación para nuestro cliente y, además, también financiamos a los morosos para saldar la deuda con nuestro cliente.

Colaboramos con abogados, procuradores, detectives privados, peritos judiciales, tasadores, asesores financieros, etc. Además, utilizamos medios legales y legítimos, nuestra arma principal es la información y la perseverancia. Nuestra máxima es asegurarnos que nuestro cliente cobre hasta el último euro, incluyendo los intereses que se hayan generado, no vamos a perdonar ni un sólo céntimo al deudor.

Somos incansables hasta recuperar la totalidad de la deuda. estaremos encima del impago hasta que quede saldado definitivamente. También usamos más recursos que otras empresas y nuestro cliente siempre quedará como un empresario responsable que utiliza una empresa externa de recobros para garantizar el buen hacer y funcionamiento de su empresa sin dejar pasar por alto cualquier problema por pequeño que sea y que pueda dar sensación de dejadez, organización, etc.


La Solución a tus problemas de Impago tener un profesional. CREDIT MANAGER -


La ubicación funcional del Credit Manager en el organigrama de una empresa, suele ser un motivo habitual de controversia, debido a las dos perspectivas inherentes a su rol, como son la necesidad de favorecer la expansión de las ventas, y a su vez, tener que atender a los riesgos y costes financieros que comporta toda inversión en clientes. La forma en que debe posicionarse el Credit Manager, ante esta doble perspectiva, podría incluso derivar a una situación incómoda, durante las fases expansivas de la economía, donde su actuación sistemática y prudente en el tratamiento del riesgo, es considerada como una rémora para las expectativas de ventas del Departamento Comercial, y cualquier sugerencia o recomendación orientada a obtener un conocimiento previo del perfil de riesgo de los clientes, en cuanto a su solvencia y capacidad de pago, suele ser vista como un impedimento, para alcanzar unos objetivos presupuestarios ambiciosos. También resulta curioso observar, como en el actual escenario de crisis, el Credit Manager asume un mayor protagonismo al tener que lidiar con reiterados atrasos en el pago de sus clientes y un fuerte aumento de la morosidad, además de una inquietante perspectiva de que un elevado número de empresas puedan presentar un Concurso de Acreedores (antigua Suspensión de Pagos). Ante esta situación de crisis, las "expectativas de salvación" depositadas en el Credit Manager resultan excesivas, debido a que su actuación profesional en la recuperación de estos impagados estará en muchos casos condicionada por los excesos cometidos en el momento en que se realizaron las ventas (ventas forzadas, reclamaciones, falta de solvencia, clientes desconocidos). Es por esta razón, que todo el personal de la empresa debe ser consciente que la cifra de ventas real es la que finalmente se acaba cobrando, y que la probabilidad de un impagado empieza en el mismo instante de la venta. El departamento comercial, deber ser el primer colaborador en suministrar la máxima información al Credit Manager, para poder evaluar el perfil de riesgo de los clientes, y éste a su vez, tratará por todos los medios de favorecer la expansión de las ventas, elaborando las oportunas herramientas para la gestión del crédito (otorgando límites de riesgo en las clasificaciones de clientes, agilizando los sistemas de facturación y cobro), así como una fuerte predisposición a tratar de manera interactiva, cualquier tema de riesgos que sea útil para la formación de los comerciales.  
La ubicación funcional del Credit Manager en el organigrama de una empresa, suele ser un motivo habitual de controversia, debido a las dos perspectivas inherentes a su rol, como son la necesidad de favorecer la expansión de las ventas, y a su vez, tener que atender a los riesgos y costes financieros que comporta toda inversión en clientes. La forma en que debe posicionarse el Credit Manager, ante esta doble perspectiva, podría incluso derivar a una situación incómoda, durante las fases expansivas de la economía, donde su actuación sistemática y prudente en el tratamiento del riesgo, es considerada como una rémora para las expectativas de ventas del Departamento Comercial, y cualquier sugerencia o recomendación orientada a obtener un conocimiento previo del perfil de riesgo de los clientes, en cuanto a su solvencia y capacidad de pago, suele ser vista como un impedimento, para alcanzar unos objetivos presupuestarios ambiciosos. También resulta curioso observar, como en el actual escenario de crisis, el Credit Manager asume un mayor protagonismo al tener que lidiar con reiterados atrasos en el pago.